22.1.07

Los suicidios de Borges

BORGES: Recuerdo el caso del escritor japonés que se hizo el harakiri delante de todo el mundo. Me pareció bien. Fue capaz de morir como el último Samurai.

SABATO: Me parece demasiado espectacular para ser elogiable. Y también un acto de arrogancia. Le advierto, Borges, que no hablo por creerme mejor. Por el contrario, pensé en el suicidio muchas veces en mi vida.

BORGES: Yo también. Hace setenta y cinco años que vengo suicidándome. Tengo más experiencia que usted, Sabato.

SABATO: (Sonriendo.) Con muy poca eficacia, por lo que se ve.

BORGES: Sí, pero con mucha vocación, realmente.

Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato, Diálogos, Emecé Editores, Buenos Aires, 1976

8 comentarios:

m. dijo...

qué señores divertidos! que pena que les cueste un poco mantenerse simpaticones...

(jijiji)

En el fotograma dijo...

Oh, precioso extracto de una conversación por ratos luminosa, y oscura, melancólica, extraña.

A ver, si quiero veru oír a gente "divertida" busco a Groucho Marx, por ejemplo. Tal vez, como no soy divertida, me hace falta...

Rocanlover dijo...

Desearia no tener que morir para nacer, pero si no muero, no nazco; y renacer, como cada amanecer en una mañana de primavera , llena de sol, de vida, de sueños y energias....ahh que bello.



La luna que me ve morir y el sol que me ve nacer.

Y yo, que no siempre soy yo.

Apollonia dijo...

Sábato intenta, pero no puede, y menos con el Excelentísimo.

Si la vida hubiera sido teatro y si los papeles estuvieran repartidos con justicia, Ernesto tendría que vestir delantal y cebarle mates a Georgie, mientras este último reinventa a la literatura.

La Voz De La Coherencia ha dicho.

Juan dijo...

M.: Cierto, es una lástima. De todos modos, no sé a cuál de los dos le cuesta más la simpatía: si a Borges, que está muerto, o a Sabato, que es eternamente amargo.

En el fotograma: No se prive, en la búsqueda de Groucho, de lo divertido que hay en Sabato y Borges. Bah, en don Jorge Luis más que nada, que tiene un sentido del humor muy fino. Le digo más (y con esto se rasgarán las vestiduras unos cuantos habitués de esta Jardín): Borges me gusta muchísimo más como contestador de reportajes que como escritor.

Rocanlover: Bendita sea usted, que tiene la posibilidad de morir y resucitar y no ser siempre la misma. Yo no consigo evitarme.

Apollonia: ¡La boca se le haga a un lado! Dejando de lado La resistencia y otros detritus sabatianos, creo que don Ernesto merece tanto el mate como Borges. Sabato escribió El túnel, Sobre héroes y tumbas y Abbadon el exterminador, y eso le reserva un lugar en el Olimpo literario argentino hasta el fin de los tiempos. Amén.

Juan dijo...

Apollonia, me olvidaba: ¿"La Voz De La Coherencia"? ¡Hágame un favor y deje de escorchar!

Apollonia dijo...

En algunos países le dicen *escorchar*, en otros le dicen hacer justicia...

Fender dijo...

Je. Estoy de acuerdo. De hecho, hay un libro que leí de entrevistas a Borges ("Los dos Borges"?, no recuerdo) que es una delicia.
Igual, hubiese dado una pierna y parte de mi reino por escuchar una temprana conversación (si la hubo, no sé) entre Borges y Lugones...
Sábato: estás nominado...