26.1.07

Los dos cielos

Al mirar por la ventana notó el cielo rojo. El cielo roto, también. Las dos bóvedas ahí, suspendidas, como atadas con invisible tanza, como cualquier verano. Se preguntó entonces (lo hacía cada tarde) cuál sería el significado de esos dos cielos superpuestos, malamente encimados, tan parecidos y a la vez tan distintos de los que recordaba. O de los que creía recordar, porque había pasado ya tanto tiempo desde el derrumbe que le costaba estar seguro.

Y sin embargo, indiferentes a todo, ahí estaban los dos cielos.

Estiró la mano y tocó el más cercano. Tomó conciencia de lo que acababa de hacer y se rió de aquella vieja expresión, "como tocar el cielo con las manos". Ya no representaba nada, era apenas una fórmula vacía. Apurando los sorbos de té, ya frío, se distrajo mirando el reflejo de los dos cielos. Impertérritos, seguían ahí. Hasta que se los tomó.

6 comentarios:

Amaranta dijo...

Ojo con los cielos, pueden ser engañosos! (ya sabemos todos lo que sucedio en el pueblo de chicken little..)

Bienvenida nuevamente la escritura , gracias!

Fender dijo...

El problema de esos cielos, a mi entender, es que estén atados con tanza. Su percepción de esto es lo más crudo del escrito, si me permite.
Somos tantos los que no percibimos los artificios y confiamos ciegamente en nuestros sentidos (nunca mejor venida esa frase), que se agradece que haya alguien que califique de detallista.

Juan dijo...

Amaranta: Gracias por la advertencia (desconfiaré de los cielos) y por estar siempre ahí.

Fender: Esos cielos eran bastante berretas, si me permite. La tanza era sólo un detalle, pero el hecho de que estuvieran encimados y uno más alto que otro (o, sin ir más lejos, que hubiera dos) habla bastante mal de ellos. Sugiero tome en cuenta la advertencia de Amarante y ande con ojo.

Lautaro dijo...

Tardé mil horas en encontrar el botón para comments

yo quiero al sol, definitivamente. pero tu versión está buena

En el fotograma dijo...

Ah, esa conjunción de cielos superpuestos, tomados por aquel ser que podria ser un muchacho o una chica, o un anciano con alma de niño (quién sabe o lo sabe Juan Solo)en una tarde nublada, eran para ser tomados, totalmente, diáfanamemte en un preciso intento.

Fender dijo...

Si usted lo dice, no le voy a discutir. Primero eran berretas, después que estén atados con tanzas no parece demasiado extraño. Entiendo.

Igual, un cielo roto me parece algo digno de verse, y seguiría ciego a las tanzas...