18.1.06

Algo así

Lo pensé. No sé bien qué era, pero juro que lo pensé. Le di vueltas a la idea; era dura, pero la mastiqué igual. Tenía sabor a mucho.
El timbre repentino del teléfono hizo que me lo tragara. Miré al aparato, lleno de odio.

4 comentarios:

maldita dijo...

ah, sí, como lo ajeno y extreno nos roba la inspirada expoiración de nuestras ideas...

pasate por ironía que hay algo nuevo...

(me encanta tu constante producción actual. me quito el sombrero y hago unareverencia en honor)

Subjuntivo dijo...

Yo, por suerte, estoy sin teléfono.
Aunque esto no evite que mis introspecciones se pierdan en la nada.

S.

Juan Solo dijo...

El teléfono, claro, es espantoso. Bienaventurados sean los Imperfectos, pues de ellos será el Reino de los Cielos.
Ironía: lo tuyo impresiona.

maldita dijo...

oh.
qué es lo mío que impresiona?
espero que impresiona venga en el bbuen sentido de la palabra.
o no?

uy. me perdí.

me retiro con un yeté, padeburé, plisá, yeté.

jijiji