8.5.07

Formas de sobrevivir

Uno de mis últimos textos publicados acá se llamó "Por favor, perdónenme". Lo escribí en la redacción del diario, tras 12 horas de trabajo, con cigarrillos y café y letras como una forma de sobrevivir.
La realidad (llamémosla "mi realidad") es muy distinta hoy. Se acabaron mis horas en el diario, casi al mismo tiempo que di fin a mis días de empleado administrativo en la fábrica. Apenas me quedó la música como divertimento y las letras, claro, para mantenerme a flote. Aún así, no escribí más. Por eso la alusión del principio: llego acá pidiendo perdón. Lo que entonces fue incongruencia, hoy es la más rabiosa inconstancia. Y ni ustedes ni yo merecemos eso.
Pero cuando tomé la decisión –o ella me tomó a mí– de quemar las naves en pos de esto, persiguiendo el sueño de escribir, dejando un trabajo estable y seguro y unos días de repeticiones monótonas y tibias, no me di cuenta de lo que había detrás. Dejé de ser quien era, quien siempre fui, para intentar ser quien quise ser desde el principio. Y es difícil, porque estoy desnudo y tengo demasiado frío. Mis dedos agarrotados no escriben bien y los juicios a los que me someto son severísimos. Soy mi juez y no conozco la piedad.
En estos días alguna gente se acercó y me dio aliento. José me llenó de orgullo por unos segundos y otra gente me hizo sentir que confiaba en mí y me esperaba. Sí, alguien me esperaba en algún lado y, más que nada, esperaba algo de mí.
Tengo que escribir y acá estoy.

5 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Un viaje de mil millas comienza con un solo paso...

Creo que diste el más importante. El resto del tiempo, sólo hay que cuidar que la mano no se enfrie y la mente esté despierta...

Besotes y suerte :-)

Zombienauta dijo...

Que bueno tener sus palabras de vuelta. Y felicitoté por la desición que has tomado. No es nada facil tomar las riendas de tu deseo para llegar a ser quien queres. Quizas algun día siga tus pasos. Aunque primero tengo que saber quien quiero ser. Mucha Suerte y un gran abrazo Querido amigo!!

2046 dijo...

Pensaba en escritores que trabajaron en labores en las que escribir era algo alejado aparentemente. Carver, Miller, etc.
Carver dice que por eso se dedicó a escribir cuentos: no tenía tiempo para escribir novelas.

Se alimentaban de la vida misma con sus avatares y alegrías. Con sus desgracias y sinuosidades...

Enhorabuena, escribes, enhorabuena estás aquí.

rocanlover dijo...

Me alegra mucho verte aquí, de regreso...
Y te diría que me parece el mejor momento para elegir de qué forma abrigarte si tenés frío.
Cuando estamos así, desnudos, tan frágiles y vulnerables, y nuestra alma queda al descubierto, debemos dejar a la esencia misma hacerse cargo de nosotros, porque en fin, es lo que somos, dejemos que fluya nuestro Ser por dentro y por fuera.

Para recordar: Las decisiones no nos toman, sino todo lo contrario.
Todo es cuestión de elecciones Juan, no desesperes, elegí.

Un abrazo, profundo, tibio y sereno.

PD: Se te extrañó por aquí..

Apollonia dijo...

¡Qué alegría que haya vuelto!

Y quédese tranquilo que escribiendo le va a ir muy bien (yo ya se lo he dicho).

Abrazos,