26.7.06

Love & Liberté. Capítulo 2

Impertérrito, Nicolás Reyes recibió a los hermanos Diego, Paco y Tonino. Los Baliardo cayeron con unas pizzas, en un noble gesto que los enalteció ante los ojos de los Reyes (con la excepción hecha por Patchai, quien se quejó del olvido -"imperdonable", agregó- de algunas porciones de fainá). Tras cortar el itálico alimento en trozos de no más de 3 centímetros cuadrados y sumergirlo, de acuerdo al uso local, en un gigantesco bol de cous-cous, los siete hombres se aprestaron a disfrutar del refrigerio usando palitos chinos, como auténticos ciudadanos del mundo.
-Solicito vuestra atención, amigos -empezó Nicolás Reyes y su voz hizo tronar el recinto-, ya que es necesario abocarnos a la resolución de un grave problema que se cierne sobre el mundo.
-¿Ahora mismo se cierne o puedo tomarme un Uvasal? -preguntó Tonino Baliardo mientras se desabrochaba, con vano disimulo, el primer botón del pantalón.
-Es ahora mismo, hombre, deja esas manos quietas y escucha -lo amonestó el mayor de los Reyes.
-Oh, Dios mío, ¿qué es eso? -preguntó Pablo Reyes, alarmado, al tiempo que señalaba una presencia misteriosa.
-Es una aceituna -intervino Paco Baliardo-, Pablo; pedimos una con aceitunas también. No te asustes y come.
-Ah.
-¿Alguien va a escucharme o quereis que me quite el cinturón y os escarmiente? A ver, vosotros, -rugió Nicolás Reyes, fulminando con su mirada de fuego a Pablo y Paco- comed y dejaos de tanta marimoña. Escuchadme todos, lo que sucede es...
El hombre no pudo continuar. Un rojo bermellón tiñó su cara y cayó al suelo sin emitir un solo sonido más. La alfombra persa acogió las convulsiones.
(Continuará)

4 comentarios:

Romau dijo...

AJAAA!!! El viejo truco de las convulsiones justo cuando iba a batir la justa!!!

Bueno, me alegro de que esto siga para adelante, estaba la continuación...

Voy a probar lo de la pizza en el bol de cous-cous!!!

Abrazo

Romau dijo...

Fé de erratas: donde dice "estaba" debe decir "esperaba".

Apollonia dijo...

Me mató lo del 'itálico alimento'.

Se lo voy a robar, Sr. Solo.

Juan dijo...

Romau: Te agradezco por apoyar constantemente a esta errática pseudoserie. Estate atento a las novedades (que llegarán, aún si yo mismo ignoro de qué hablo).

Apollonia: Robe, robe tranquila. Eso sí, no se muera.