2.3.06

Chica

Era nuestra primera noche en Santiago de Chile. El guitarrista y el bajista se habían quedado no sé dónde, arrullados por los ligeros efluvios del pisco con Coca-Cola, y yo me dirigía con la chica llamada Chica a algún lugar que no consigo recordar. Estaba solo en el asiento trasero de su auto, con ella abrochándose el cinturón de seguridad e intentando darme conversación, cuando Colorín se asomó por la ventana abierta del acompañante y le dijo algo a Chica, algo rápido e ininteligible como puede ser el chileno de madrugada. Ella asintió, buscando en su cartera de Pandora ante los ojos muy abiertos del pelirrojo. Chica se apoyó en la pierna la licencia de conducir y armó dos o tres prolijas líneas blancas. Ambos inhalaron profundamente y me ofrecieron con un movimiento de cabeza el ajado documento. "No, gracias", dije, con una sonrisa a medias, pretendiendo mundanía y logrando exactamente el efecto contrario.
Tras dos minutos cargados de nada, Chica se volvió y me sugirió "Abróchate el cinturón, cabro" y luego giró la llave en el contacto.

9 comentarios:

Subjuntivo dijo...

Pero lo más divertido del asunto, si acaso algo de esto lo fuera, es que durante todo el escaso tiempo que llevabamos juntos pero que parece eterno en vacaciones, estuvimos (y me refiero a nosotros, los tres extraños extranjeros)de lo más extrañados porque, aún formando parte de ese grupete de adoradores acérrimos del "cogocho", Chica no fumaba.

Claro, es que le daba mucho sueño.

S.

Apollonia dijo...

Juan: Buenas. Pido disculpas por mis anteriores comentarios, pero pasó que:

UNO. Estoy un poquito estúpida y me dí cuenta tarde cómo era la dinámica del nuevo template.

DOS. Dije esto mismo en otro comentario, de forma anónima y su blog me censuró.

TRES. Aclaré en un tercer comentario que la firmante era yo y claro, quedó desubicado.

CUATRO. Dije esto mismo hace unos días pero vuestra página se niega a publicar mis intenciones. Creo que esto es una caza de brujas, o el lógico derrotero de mi adversa suerte.

Saludos. Suya,

Apollonia dijo...

Juan: Buenas. Pido disculpas por mis anteriores comentarios, pero pasó que:

UNO. Estoy un poquito estúpida y me dí cuenta tarde cómo era la dinámica del nuevo template.

DOS. Dije esto mismo en otro comentario, de forma anónima y su blog me censuró.

TRES. Aclaré en un tercer comentario que la firmante era yo y claro, quedó desubicado.

CUATRO. Dije esto mismo hace unos días pero vuestra página se niega a publicar mis intenciones. Creo que esto es una caza de brujas, o el lógico derrotero de mi adversa suerte.

Saludos. Suya,

Apollonia dijo...

Y ahora lo dije dos veces como para emparejar.

Juan dijo...

No se preocupe, Apollonia. El coro de reidores pagos repite conmigo: "esta página trae suerte".

gerund dijo...

claro, que sí, claro que sí, porque sólo con "jardindeinstantes" puede usted aprobar esa materia difícil que tanto temía. y puede duplicar su suerte si combina a esta explosiva página un poco de "subjuntivo".
no lo dude más! llame ya y encargue el pack "blogspot.com"! nuestras operadoras le están esperando!

si llama en los próximos diez minutos, también recibirá, de manera absolutamente gratuita, el pack "extras", qe incluye a Apollonia, el Elfo, La casa del rock naciente, y, por suepuesto, Ironía.



pd, sí, tengo problemitas y estoy quemadita... qué vas a hacer, el precio del estudio...

Subjuntivo dijo...

El post de Gerund, sin antecedentes, es alarmante.
Lisérgico realmente.

S.

gerund dijo...

bueno, sí, sí, ya admití que tengo problemitas.
pero... vamos, vamos, que no soy la única...

Juan dijo...

A mí me gusta la onda de Gerund.