6.10.05

Contraste

Durmiendo en Siberia, la cama como un páramo helado y ella en la otra orilla, en alguna orilla, y yo a punto de saltar.

Despertando acá, ese abrazo vale por todos los que no nos dimos.

3 comentarios:

gerund dijo...

no sé bien por qué, pero siento algo extraño... creo que te entiendo... tal vez... tal vez estoy equivocada... quizás no entiendo nada...

Subjuntivo dijo...

Es que están esos días en que la Economía Amorosa quiere que los números no den, y el abrazo cierra en alza.
Hay días de desabastecimiento, y días de hiperproducción. Decía Keunnes que hay que hacer agujeros, para que otros los tapen.
Mientras tanto, habrá que pasar el invierno.

S.

Ojo!: esto no quiere decir que entienda: yo tampoco entiendo nada.

Apollonia dijo...

Hermoso.